Ayer hubo chicos que no comieron y, tal vez, tampoco coman hoy en Arturo Seguí
jueves, 09 de julio de 2009
Image
Nota en la escuela de Arturo Segui; sólo habla del día 7 ¿no hay otra entrega en esta semana?
  Los chicos de los comedores de Arturo Seguí, ahora cerrados,  no estarían recibiendo sus raciones correctas en este período de suspensión de las clases.
Si bien la medida se tomó sobre la hora y no hubo tiempo para organizar la provisión de alimentos “para llevar a casa”, y más allá de echar culpas o no a este sistema de emergencia, es lastimoso visitar domicilios de familias carenciadas y enterarse que no todos están comiendo cada día,
“Tengo un nene que van al jardín y allí me dieron una bolsa con alimentos secos para él”, explicó una señora ayer al mediodía. “Pero también tengo otro que va al comedor y no me dieron nada todavía”, explicó la mujer.
En otra vivienda similar se dio la misma respuesta. Los chicos que van al jardín son provistos, a través de su madre, con las bolsas de alimentos.
En cambio, no todos los chicos más grandes, los que van a la primaria, y son unos 300, habrían comido ayer. La versión es muy confusa. Por falta de otros testimonios el cronista no logró determinar si las
bolsas no llegaron a los 300, llegaron a la mayoría y sólo quedaron unos pocos sin ser provistas.  
De cualquier forma, las bolsas o paquetes recibidos por los padres, se descuenta, será compartido por toda la familia, no sólo por el chico del jardín de infantes.
Algo de eso se explicó anoche: “Más que entregar alimentos para el chico, se está tratando de ayudar al grupo familiar. Que la madre reciba alimentos para una semana y que todos coman de lo que reciben”, se explicó.

El otro aspecto de la escasez de comida en el granero del mundo, en un momento de emergencia, es la calidad del alimento.
El gobierno, es esta ocasión, no parece estar asesorado por nutricionistas.
Según una lista de alimentos recogidos ayer en una escuela de Arturo Segui, las madres recibieron unidades que contienen 10 alimentos básicos pero no suficientes para responder a las necesidades de los chicos: fideos, aceite, puré, azúcar, harina, polenta, leche en polvo y arroz.
La madre, como se observa, no tiene otra alternativa que apelar a estos artículos en el momento de dar de cocinar para sus hijos. Mientras los nutricionistas muestran su rechazo a esta forma “seca” de alimentar a los niños.
Según una interesante nota que ayer publicó Soledad Vallejos en “La Nación”, dice el Dr. Alberto Cormillot que “"las personas malnutridas siempre están más expuestas a contraer cualquier enfermedad".
Los chicos carenciados de Arturo Segui, por esta condición social, “están más expuestos a contraer cualquier enfermedad”. Aunque será un corto plazo, la bolsa de alimentos que están recibiendo podrían ser mejoradas con la inclusión de otros productos.
El mismo Cormillot aprueba esta tesis: “"Deberíamos atender esto más que nunca en momentos críticos como el actual", afirmó
Según otro especialista consultado por Soledad Vallejos el profesor Meny Bergel, "Mejorar la situación nutricional de la población con menores recursos debería ser un objetivo en la lucha contra el nuevo virus".
Es decir, una cosa es cantidad y otra calidad. Es probable que la “cantidad” de alimento a cada chico sea la correcta. Pero la lista citada no asegura, en absoluto, que la “calidad” haya sido tenida en cuenta por las autoridades bonaerenses.

Al mismo tiempo, según nuestro cronista en Arturo Segui, para cierta parte de la población carenciada no hubo cantidad ni calidad en la entrega.
No se sabe qué ha fallado pero no todos están enterados del día y hora usados en la escuela única de Arturo Segui para entregar las mercaderías.
Una fuente comentó que la orden oficial es proveer a la gente de Segui entre el 7 y el 10 de julio.
En la puerta de la escuela un cartel anunciaba el martes 7 como día de entrega, pero no había otra entrega días más tarde. Aparentemente, ya no se entregarán alimentos hasta la semana que viene. Y esto es gravísimo, porque está probado que alguna gente no recibió nada hasta ayer.
Es importante que la autoridad tome todas las medidas que corresponda para que, por lo menos,  el aporte que están realizando llegue a todos, sin excepción, porque el hambre es el hambre y no hay forma de reemplazar este problema con explicaciones como las que ayer recibió el cronista de www.e-infu.com
Más adelante se puede hablar de calidad. Lo urgente es que del 9 de julio hasta el cese de la emergencia, los chicos carenciados de Arturo Segui no sufran hambre como si vivieran en Africa.
La escuela de Arturo Segui, ayer estaba cerrada. En el centro de salud la asistencia era normal, pero nadie entregaba alimentos. En la calle no se veía a nadie ocupado en esta misión de dar de comer a los chicos.
Alguien debe leer esta nota y visitar Seguí, hoy mismo, 9 de Julio, Día de la Independencia, para dar de comer a los chicos que ayer no comieron y tal vez hoy tampoco.

td