Tapa marzo de 2017
sábado, 29 de octubre de 2016
Ebriquecimiento ilícito
martes, 31 de mayo de 2016
* TODO ENRIQUECIMIENTO ILÍCITO Y ROBADO A 40 MILLONES DE HABITANTES PORQUE METIERON LA MANO EN LA LATA DEL ESTADO, QUE SOMOS NOSOTROS, DEBE... Leer más...
Gestionan por chicos que no comen en el Gran La Plata y los prepotean funcionarios de Bruera
jueves, 05 de noviembre de 2015
UNA DELEGACIÓN DE OBRERAS QUE ALIMENTAN A CHICOS EN LOS COMEDORES FUERON A PEDIR QUE LES RESTITUYAN EL DINERO SUSPENDIDO PARA ALIMENTAR A SUS... Leer más...
Arribato Turismo en nueva casa
martes, 11 de agosto de 2015
Arribato viajes, ahora atiende en calle 43 y 7 a una cuadra de Arana y Centenario, Villa Elisa. Karina  Pecci, agradece a sus clientes por los... Leer más...
Ruben Calandria y otra vez la canción de la gente
domingo, 14 de junio de 2015
Una noche de cantores en Villa Elisa De una programación distinta a las conocidas hasta ahora en Villa Elisa, fue presentada una noche de... Leer más...
Cursos
miércoles, 01 de abril de 2015
Este mes comienzan a dictar cursos en Cotillón M. P., de 60 Nº 1859 entre 132 y 133. Mirta Pais ofrece cursos de cocina, cocina infantil,... Leer más...
Una brillante noche de box se vivió en Villa Elisa
miércoles, 31 de diciembre de 2014
    Otro encuentro de la gente del box fue protagonizado en la Escuela Deportiva de Villa Elisa, ubicada en uno de los enormes galpones de... Leer más...
Tapa revista Infu enero 2015
miércoles, 31 de diciembre de 2014
TECHO CONVOCA A 3.000 VOLUNTARIOS PARA LA CONSTRUCCIÓN MÁS GRANDE EN ARGENTINA
viernes, 08 de agosto de 2014
El 16, 17 y 18 de agosto, vamos a construir 250 viviendas de emergencia junto a familias que viven en situación... Leer más...
TECHO CONVOCA A 3.000 VOLUNTARIOS PARA LA CONSTRUCCIÓN MÁS GRANDE EN ARGENTINA
viernes, 08 de agosto de 2014
El 16, 17 y 18 de agosto, vamos a construir 250 viviendas de emergencia junto a familias que viven en situación... Leer más...

Publicidad

 

Sindicación RSS

Ingreso al sitio






¿Recuperar clave?
¿Quiere registrarse? Regístrese aquí
Gracias por ingresar al sitio, ahora podrás disfrutar de todos los contenidos de REVISTA INFU

Buscar subastas

Buscar clasificados


Busqueda avanzada

Estadísticas

Visitantes: 9133889

¿Quién está en línea?

Apuntes para la historia de un chico normal e inteligente que se propuso ser cirujano Imprimir E-Mail
(1 voto/s)
lunes, 20 de agosto de 2012

ImageMamá Elena habla de su hijo, José Como Birche, jefe de Cardiología de un hospital platense
por Teódulo Domínguez
 
Días atrás, periodistas platenses revelaron datos muy destacados de la vida del actual jefe de Cardiología del Hospital San Juan de Dios, Dr. José Como Birche, al difundir que terminaba de realizar –junto con su equipo de profesionales-, la operación número 5.000 en La Plata.
En dos reportajes, el Dr. Como Birche reveló detalles de una etapa de su vida,  esforzada y fructífera, hasta culminar con su título de médico en la Universidad de La Plata.
A partir de ese momento, el cirujano transitó por quirófanos platenses, desde el Hospital San Juan de Dios hasta experiencias en el extranjero.
En el San Juan de Dios actuó en más de 15.000 intervenciones quirúrgicas, durante unos 20 años, y unas 250 operaciones fueron a corazón abierto.
Fue premiado en distintas etapas de su vida, recibió medallas y sus trabajos tienen repercusión internacional.
Pero él mismo se ha gratificado con 2 grandes obras que puede exhibir con legítimo orgullo personal. El primero, haber formado uno de los mejores equipos quirúrgicos del país y América y, además, anular una vetusta anomalía que obligaba a postergar operaciones hasta con 5 años de demora.
Se comenta en el hospital que cuando llegó a la jefatura de Cirugía del San Juan de Dios había más de 300 pacientes en lista de espera y hoy éstas no existen más. Se estima que con el nuevo sistema, el número de intervenciones suman más de 800 por año.

Image
La pregunta es ?José le habrá abierto la panza al osito, o se salvó?
Hasta aquí lo narrado por el Dr. José Como Birche a la prensa platense.

Mientras tanto, en una entrevista ocurrida en Villa Elisa, una mujer, su mamá Elena, relató a un cronista de Infu la otra gran parte de la historia donde ella fue no sólo la hacedora del nacimiento sino importante protagonista en la vida de José.
Para ella José es José. “Era muy bueno José”, “en la escuela 14 José fue muy aplicado”, “a los 15 años José entró en Ofa” o “José se recibió de químico en el Albert Thomas con 9,50 de promedio”
Según dijo Mamá Elsa, aunque la familia vivía en Villa Elisa, José nació en La Plata y de inmediato fue reincorporado a su pueblo.
José las hizo todas. Todas las travesuras, todos los aprendizajes de la calle, el taller, el hogar y la escuela. Era vivaz, inteligente, emprendedor, responsable, inquieto. Un chico tan normal como tantos y al mismo tiempo, dotado de una inteligencia especial.
Image
Dos grandes de la cirugía toráxica, Favaloro y José Como Birche
“José no fue cartonero ni ciruja. Era un chico normal, como todos los chicos de este barrio. Lo de cartonero es un invento del periodismo. Si lo hubiera sido seguro que lo hubiera hecho bien, como todo lo que hacía él”.

“Como muchos chicos, fue muy bueno como alumno primario en la escuela 14, antes no había jardín de infantes. Sacaba notas altas en todo. Pero ya empezaba a mostrar que había algo grande en sus próximos años por la forma como trataba a las ranas. Algunos chicos las “cazaban” y sus madres las cocinaban para comerlas. José las abría con una hoja para saber qué tenían adentro, el corazón, los intestinos”.
“Es cierto –interviene su prima Laura, enfermera. Salíamos los dos a “cazar” ranas y José les hacía cirugía. Me decía que jugáramos a los médicos”.

José tenía instalado un concepto muy firme. Sus padres no contaban dinero suficiente y él entendió –como tantos chicos de entonces-, que debía aportar a la casa, a la mesa, el esfuerzo de su trabajo. En distintos momentos y etapas de su infancia, se inició en la pintura, en la carpintería, reparaba cosas, las vendía, entre ellas llegó a comprar motos y autos usados “y los hacía plata”. Era un ingenio en potencia y no paraba de demostrarlo.
“Había una señora del barrio que, de vez en cuando le regalaba diarios viejos y José “los hacía plata”. Y cuando ya era estudiante trabajaba de enfermero en piletas de Villa Elisa.
A los 15 años José entró a trabajar en Ofa. “Yo vivía en el campo y una señora amiga me trajo y me hizo entrar en Ofa. Fui una de las tres primeras mujeres que trabajo allí. Mis padres habían tenido 11 hijos y como en General Villegas las cosas no andaban bien mi padre y algunos de mis hermanos se vinieron para esta zona y sostenía un tambo, dentro de la estancia de los Pereyra Iraola. Mi madre se quedó con mis tres hermanos menores”
Mamá Elena cuenta que aquí se casó y tuvo un solo hijo, José. El padre falleció cuando José era chico y a la vida de la breve familia se incorporó “el padre del corazón”, un fortísimo sostén de José para que alcanzara todos los sueños de estudiar medicina, de ser cirujano y conocer todos los secretos de la cardiología para “salvar vidas, muchas vidas”.
Hoy José visita al barrio, entre Arana y el arroyo Carnaval, a unos 200 metros de Centenario, cercano a la Escuela 14. Viene con sus dos hijos, uno de 8 y el otro de 12 y Mamá Elena, convertida en abuela, ejerce la sublime dicha de ver cómo duermen sus nietos “porque José a veces me los deja y se quedan a dormir”
Al mismo tiempo, José se encuentra con viejos amigos de la adolescencia, de la juventud, entre ellos Jorge Cochela, Fernando Otonelli, Hugo Arriaga, Canónigo y Daniel Ayala.
Una de sus debilidades es la pesca, atavismo de aquellas incursiones en las zanjas de su barrio y la “caza” de ranas. A veces la lancha pesquera se interna en el Río de la Plata y José aparece frente a Montevideo.
“Estuvo en la China y en Londres”, comenta Mamá Elena, datos sueltos que suelen quedar cuando José, entre mate y mate, y tortas fritas que sigue haciendo Catalina -hermana de Mamá Elena-, en esa casa, le cuenta sus “andanzas” por el exterior. Ella dice que José experimenta también con “corazones artificiales” pero no avanza más porque confiesa que no conoce los detalles.
José Como Birche, el chico que trabajaba 9 horas en Ofa para pagarse los estudios en la Enet 6 Albert Thomas de La Plata y de dónde, con promedio 9,5 se recibió de químico, el estudiante que debió copiar obras especializadas porque no tenía para comprar libros, y que “en 7 años se recibió de médico y me dio la alegría más grande de mi vida”, ya tiene una pequeña parte de su biografía escrita. Mamá Elena dice que tiene 51 años y ya –con su equipo de colegas brillantes- le salvó la vida o les prolongó la vida a más de 5.000 pacientes. Una cifra abrumante, inasible.
Una vida ejemplar, útil, vibrante, casi cinematográfica. Una vida linda, brillante.
Digna de ser vivida.
 
< Anterior   Siguiente >
Copyright 2017 Revista INFU ||| La revista más pequeña del país.