Tapa julio de 2017
sábado, 29 de octubre de 2016
  Leer más...
Ebriquecimiento ilícito
martes, 31 de mayo de 2016
* TODO ENRIQUECIMIENTO ILÍCITO Y ROBADO A 40 MILLONES DE HABITANTES PORQUE METIERON LA MANO EN LA LATA DEL ESTADO, QUE SOMOS NOSOTROS, DEBE... Leer más...
Gestionan por chicos que no comen en el Gran La Plata y los prepotean funcionarios de Bruera
jueves, 05 de noviembre de 2015
UNA DELEGACIÓN DE OBRERAS QUE ALIMENTAN A CHICOS EN LOS COMEDORES FUERON A PEDIR QUE LES RESTITUYAN EL DINERO SUSPENDIDO PARA ALIMENTAR A SUS... Leer más...
Arribato Turismo en nueva casa
martes, 11 de agosto de 2015
Arribato viajes, ahora atiende en calle 43 y 7 a una cuadra de Arana y Centenario, Villa Elisa. Karina  Pecci, agradece a sus clientes por los... Leer más...
Ruben Calandria y otra vez la canción de la gente
domingo, 14 de junio de 2015
Una noche de cantores en Villa Elisa De una programación distinta a las conocidas hasta ahora en Villa Elisa, fue presentada una noche de... Leer más...
Cursos
miércoles, 01 de abril de 2015
Este mes comienzan a dictar cursos en Cotillón M. P., de 60 Nº 1859 entre 132 y 133. Mirta Pais ofrece cursos de cocina, cocina infantil,... Leer más...
Una brillante noche de box se vivió en Villa Elisa
miércoles, 31 de diciembre de 2014
    Otro encuentro de la gente del box fue protagonizado en la Escuela Deportiva de Villa Elisa, ubicada en uno de los enormes galpones de... Leer más...
Tapa revista Infu enero 2015
miércoles, 31 de diciembre de 2014
TECHO CONVOCA A 3.000 VOLUNTARIOS PARA LA CONSTRUCCIÓN MÁS GRANDE EN ARGENTINA
viernes, 08 de agosto de 2014
El 16, 17 y 18 de agosto, vamos a construir 250 viviendas de emergencia junto a familias que viven en situación... Leer más...
TECHO CONVOCA A 3.000 VOLUNTARIOS PARA LA CONSTRUCCIÓN MÁS GRANDE EN ARGENTINA
viernes, 08 de agosto de 2014
El 16, 17 y 18 de agosto, vamos a construir 250 viviendas de emergencia junto a familias que viven en situación... Leer más...

Publicidad

 

Sindicación RSS

Ingreso al sitio






¿Recuperar clave?
¿Quiere registrarse? Regístrese aquí
Gracias por ingresar al sitio, ahora podrás disfrutar de todos los contenidos de REVISTA INFU

Buscar subastas

Destacamos

Espacio "Jardín del encuentro"
El Espacio Jardín del Encuentro, está pensado para ese grupo de personas que desee reinventarse creativamente. Este espacio le propone explorar las potencialidades individuales ofreciendo lograr, en tres días: tomar conciencia de uno mismo, centrarse en el cuerpo, contactarse con las emociones, con los obstáculos; para liberarlos y experimentar la posibilidad de transformarlos en nuevos proyectos personales.
Actividades Propuestas:

    I.       Técnicas de Respiración y Meditación.
   II.        Técnicas de Flexibilización Corporal.
  III.         Desintoxicación del Cuerpo (alimentación sana y natural)
 IV.         Talleres:
a)   Autoestima y Creatividad con aplicación de técnicas Gestálticas y Programación Neurolinguistica.
b)   Encuentro con el niño interior.
c)   Comprendiendo las emociones: miedo-vergüenza-bronca-ira etc.
d)   Desarrollar y potenciar la energía creativa.
e)   Películas para reflexionar- intercambiar y compartir.
Duración: convivencia de 3 días
Horario de Inicio: jueves a las 9 hs. Finaliza sábado 18hs.


 

Leer más...
 

Buscar clasificados


Busqueda avanzada

Estadísticas

Visitantes: 10838560

¿Quién está en línea?

Hay 1 invitado en línea
Ex obreros de Ripoll recuerdan la empresa y la explosión que los marcó Nota Imprimir E-Mail
(2 votos)
jueves, 05 de julio de 2012
Image El 15 de diciembre de 1982 a las 11 de la mañana una de las dos calderas de la fábrica de conservas Ripoll explotaba, dejando cuatro muertos y decenas de heridos.
 En esta segunda parte, el testimonio de una ex empleada, sobreviviente a la explosión y un perito de parte que explica las causas de esa tragedia.
Eva Hidalgo
 Eva Hidalgo (71 años) resultó herida  aquel miércoles de 1982. 
 Recordó que tras haber pasado por casi todas las secciones de la fábrica, por esos días cumplía tareas de relevo en varios sectores de la empresa.
 “El 15 de diciembre -aseguró-  se comentaba que andaba mal la caldera, pero nadie pensaba que iba a pasar lo que pasó”.  Contó que segundos antes del estallido “yo había ido a hacer un relevo al lugar que fue el más afectado. Mi compañera Valeria (Valeriana Barrios) a quien iba a relevar falleció al lado mío”.
 Tras recuperarse de los golpes y heridas,  estuvo dos años en tratamiento neurológio y otros dos años con tramiento psiquiátrico.
 Al igual que otros ex empleados de Ripoll, afirmó que “nunca tuve ningún problema (con los dueños). La gente siempre fue muy buena conmigo”.
 Señaló que cyuadno se reincorporó a sus tareas “me aislaron en un sector  tranquilo porque quedé muy sensible a los ruidos y hasta me ayudaron a jubilarme por psiquiatría”. 
A diferencia de otros ex empleados, “yo no quise hacer juicio”, dijo.
 Su esposo, Gabriel Ruiz -también obrero de Ripoll- ,indicó que “era gente para la que la quincena era sagrada. Trabajé 38 años y jamás se atrasaron en el pago del sueldo”. “Y si un sector tenía poco trabajo, -agregó Hidalgo- nos reubicaban para que no perdiéramos de trabajar”.
 INFU les preguntó qué sienten al ver que ahora el edificio está siendo demolido. “Tristeza”, respondió Ruiz. “A mi me da esperanza”, dijo por su lado Hidalgo. “ Esperanza de que va a cambiar todo eso, porque verlo cómo está da pena, todo destruído y abandonado”.

Perito de parte

 ImageEl Ing. mecánico Jorge Pablo Oderiz, quien actuó como perito de parte en un juicio laboral dos años después de la explosión, explicó a INFU que la que explotó aquella mañana de 1982 fue “una caldera Caren adquirida en el año 1968, que estaba dentro de una habitación de 8 m. por 13,40 m., su presión era de entre 6 y 8 Kg. por cm2 y funcionaba a mezcla de gasoil y fueloil”. 
 Para dar una idea del impacto que produjo la explosión, Oderiz indicó que “el fondo de la caldera recibía una presión equivalente a  sesenta toneladas de peso”.
 El peritaje encabezado por el ingeniero determinó que la caldera estaba ubicada en el centro del edificio de doce mil metros cuadrados, rodeada de paredes de ladrillo común y ubicada a 30 cm. de la pared. “No contaba con habilitación del Ministerio de Salud (que entonces tenía jurisdicción en la materia) ni era operada por personal idóneo”.
 El profesional explicó que al explotar cayeron las paredes laterales y voló el techo. Una crónica de la época da cuenta de un tanque que cayó sobre la calle 68 a 200 metros del lugar y que hubo transeúntes heridos impactados por la onda expansiva y golpeados por escombros y otros objetos.
 Oderiz explicó que “una caldera no puede ser instalada en medio de una fábrica, debe estar lejos”  e indicó que “después modificaron la instalación y la llevaron lejos de la cadena de producción”.
 Según consta en el informe pericial “es evidente que el mantenimiento de la caldera era deficiente. No funcionaba el automático de corte de llama por bajo nivel (de agua), no existían bombas de alimentación de agua de reserva que, instaladas en by pass, permitían su pronto relevo; no se trataba el agua de alimentación ni se aplicaban muchas otras medidas que un profesional en la materia hubiese aconsejado, lo que sin dudas hubiera evitado el accidente”.
 El ingeniero Oderiz aseguró que una caldera “debe estar rodeada de paredes de hormigón armado y ubicada a no menos de tres metros de éstas. El techo debe ser liviano para que en caso de explosión lo levante y no presione hacia los lados”.
 Por otra parte señaló que “la ley exige que el foguista sea matriculado y el único que tenía Ripoll, Alberto Lino Aizama, estaba de vacaciones. Y en el momento de la explosión la caldera estaba siendo atendida por personal sin capacitación”.
 Según el informe de Oderiz, “no fallaron las válvulas de seguridad, que estaban intactas, pero sí hubo recalentamiento por falta de agua o (pudo ocurrir) que se haya tapado por el uso de agua no desmineralizada”.
 Recordó que “cuando hice la pericia hablé con uno de los hermanos Ripoll y le pregunté cómo trataban el agua y me dijo que ‘¿cómo la vamos a tratar si acá en Los Hornos tenenos un agua buenísima?’. Sí, buenísima, pero con un contenido de sal que no se puede usar en una caldera. Esa caldera producía vapor que salía a 184 grados y producía 8 Kg de presión por centímetro cuadrado”.
 El ingeniero explicó que “en Ripoll usaban la caldera con agua del pozo; no tenían ningún tratamiento del agua para la caldera e inclusive tiraban el agua sobrante que podían retornar caliente a la caldera, por lo que contínuamente agregaban agua fría y no aprovechaban la que salía a 90 grados”, explicó Oderiz.
 Afirmó que “cuando el vapor calienta algo -como pueden ser los tomates o arvejas antes de ser enlatadas- ese vapor sale líquido, a 90 grados, casi hirviendo. Ese agua, que podía retornar a la caldera, la tiraban. Le pregunté a Ripoll y me dijo que la tiraban porque ellos usaban ‘todo nuevo’. Mi conclusión es que no tenían conocimiento del uso de la caldera y que, a la vez, no hubo control ni inspección del Ministerio (de Salud) ni de la Municipalidad”.
 
< Anterior   Siguiente >
Copyright 2018 Revista INFU ||| La revista más pequeña del país.